02:30 AM
Wednesday, 16 Apr 2014
Martes 12 de Noviembre de 2013 09:19

La mira policial: seguridad ciudadana y de regiones


 

Fecha: 12 de noviembre de 2013

Por: Juan carlos Monrroy G.

Cambios apuntan a más cercanía comunitaria.

Los cambios de comandantes de Policía en 21 departamentos apuntan a lograr las metas operativas y administrativas, como la seguridad ciudadana, la solución de problemas regionales relacionadas con la lucha contra la delincuencia que afecta al ciudadano y la prevención de todo tipo de delitos.

La Dirección de la institución explicó que el cambio de mando en las regiones y en seis ciudades capitales (Cúcuta, Pasto, Buenaventura, Pereira, Villavicencio e Ibagué) busca fortalecer planes y remplazar movimientos internos, como a los coroneles en camino de ascenso a generales.

Pero el primer remezón en la Policía, tras escasos tres meses de la posesión del general Rodolfo Palomino como director de la institución, también se interpreta como la respuesta a desafíos de la seguridad nacional y otros que el oficial identificó al recorrer el país en su anterior cargo como director de Seguridad Ciudadana.

Si bien la amenaza de la guerrilla y las bandas criminales, o la violencia del narcotráfico continúan en la mira, es evidente la mayor atención a las demandas de las regiones.

El general Palomino sostiene que los cambios deben "fortalecer los procesos de seguridad para las comunidades, con la capacidad investigativa y de inteligencia al servicio del ciudadano de a pie. También fortalecer procesos de transparencia, con el fortalecimiento de la Inspección General".

Esta dependencia será comandada por el general Yesid Vásquez Prada, el tercer oficial con mayor antigüedad.

Acciones focalizadas
Para el general retirado de la Policía Jairo Delgado, analista en temas de seguridad y director de Análisis del Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría, los cambios pretenden responder a "necesidades regionales, urbanas y hasta rurales y, por eso, se priorizan planes como Corazón verde y el de cuadrantes para las ciudades".

Agregó que los cambios de comandantes buscan aprovechar la experiencia de los oficiales, que puedan "aplicar microestrategias con las autoridades regionales para enfrentar problemas como el incremento de homicidios y disputa de bandas criminales en La Guajira, Cúcuta o Buenaventura". O "la extorsión, el microtráfico, el narcotráfico y el contrabando en regiones fronterizas con Venezuela y Ecuador".

Delgado enfatiza que la Policía ejecuta un proceso de "transformación institucional y estratégica", cuyo objetivo es el acercamiento a las comunidad. "Por eso, muchos planes y proyectos para fortalecer la llamada policía comunitaria, que serían un eje fundamental en la etapa de postconflicto, si se logran acuerdos de paz con las guerrillas".

Desde ahora, hay expectativa en Cauca, uno de los departamentos que tendrá al coronel Iván Ramiro Pérez.

Su gobernador, Temístocles Ortega, sostiene que espera acciones de la Policía para la protección de las comunidades afectadas por el conflicto y líderes amenazadas, prevención del reclutamiento de menores, soluciones integrales a los cultivos ilícitos, hay zonas rurales sin Policía". En ese sentido, otro reto de los nuevos comandantes es la ejecución del Plan Consolidación del Gobierno y las Fuerzas Militares, para la recuperación de zonas marginadas por el conflicto.

 

Disponible en: www.elcolombiano.com

Consulte más análisis y artículos en: www.opeal.net

Publicado en OPEAL en los medios

 

Defensa.com

 

Jueves 17 de octubre de 2013

Autor: Rt

Angola, Brasil, Perú: estos países planean rearmar sus Ejércitos y el deseo de Rusia de participar en su rearme tiene su lógica.

La semana pasada Angola contó con la visita de una delegación rusa, encabezada por el vice primer ministro, Dmitri Rogozin, encargado de la industria militar rusa. Aparte de la firma de memorandos de cooperación en diferentes áreas como cultura y salud, la razón principal de invitar al presidente de la Comisión Industrial-Militar de Rusia fue reavivar la cooperación militar con Rusia.

África

Angola planea gastar cerca de 6.000 millones de dólares en el rearme de su Ejército. Y es lógico que Rusia quiera participar en ello, dada la enorme contribución de la URSS en la lucha del país contra la agrupación separatista UNITA y el Ejército regular sudafricano. Durante varios años el Ejército fue asesorado por militares rusos y armado con equipo bélico soviético que ya urge ser reemplazado.

Hoy en día, señaló Rogozin, "el ambiente en torno a Angola no es tranquilo. Por lo tanto, estaríamos dispuestos a ayudarle a lograr seguridad adicional".

Mientras tanto, ya se han alcanzado los primeros acuerdos de suministros de armas. Angola podría adquirir 18 cazabombarderos Su-30K. Son aviones que fueron suministrados a la India de manera temporal, hasta que fuera finalizada la construcción de los más avanzados Su-30MKI. Los Su-30K serán actualizados para Angola y recibirán un sólido juego de armas.

Angola está dispuesta a adquirir además helicópteros multifuncionales Mi-17 y modernizar con la ayuda rusa el obsoleto equipo bélico soviético. El importe de los primeros contratos se valora en unos mil millones de dólares.

Además se prevé seguir formando en Rusia a oficiales del Ejército angoleño (en el último año en las escuelas militares rusas se graduaron más de 500 angoleños).

América

Una delegación rusa encabezada por el ministro de Defensa, Serguéi Shoigu, está finalizando estos días una visita a Brasil y Perú. Según algunos informes, Rusia ha ofrecido a Brasil participar en el desarrollo y producción de los avanzados cazabombarderos de quinta generación T-50 (PAK FA).

La cooperación en aviones avanzados puede cambiar el resultado final en la licitación convocada por Brasil para reemplazar sus obsoletos cazas F-5 de Northrop y Mirage de Dassault. Hoy en día en el concurso compiten el Gripen NG (de la empresa sueca Saab), el Rafale (de la francesa Dassault) y el estadounidense F/A-18E/F Super Hornet (de Boeing). Hasta hace poco la victoria de Boeing parecía casi inminente. Sin embargo, las recientes filtraciones del excolaborador de los servicios secretos estadounidense Edward Snowden han dejado en el aire la compra de aviones a EE.UU.

En esta situación es muy probable que la delegación rusa haya ofrecido para el concurso el más avanzado caza de cuarta generación ruso Su-35.

El caza ruso no había podido ganar con anterioridad la licitación brasileña por la sencilla razón de que toda la infraestructura logística y gama de armamentos de la Fuerza Aérea brasileña es incompatible con los estándares rusos. Pero si los países logran un acuerdo sobre el PAK-FA, para los militares brasileños sería deseable comenzar a aprender a manejar el equipo ruso y mantenimiento.

Perú también tiene interés en adquirir equipo bélico ruso. En el salón de armas de Lima, que se celebró en mayo de este año, Rusia presentó al Ejército peruano el tanque T-90S. A día de hoy el Ejército de Perú aún dispone de 250 tanques soviéticos T-55 comprados en la década de los años 70 del siglo pasado. Sin embargo, Perú estima necesario adquirir carros de combate más modernos.

Para empezar, los militares peruanos se proponen comprar un lote de unos 50-100 nuevos tanques y ahora están seleccionando al proveedor. El T-90 compite con el estadounidense M-1A1 Abrams, el surcoreano K-2 Black Panther, con los usados Leopard 2A4 (en el Ejército de España) y Leopard 2E6 (por los Países Bajos), y los T-64E y T-84 MBT ucranianos.

El T-90 ha dado buenos resultados en las pruebas realizadas en la tierra del país andino. El portal Defensa.com muestra las imágenes de una de las pruebas y describe en detalle sus resultados.

Así, en una serie de 38 disparos tanto en movimiento como detenido, contra blancos ubicados entre 1.600 y 3.000 metros de distancia, alcanzó un 94,7% de efectividad. También destaca por su excelente movilidad en el rocoso y arenoso terreno peruano.

Los militares peruanos han expresado su deseo de visitar los polígonos rusos para averiguar la calidad de la coraza del T-90. Sin embargo, el acuerdo preliminar podría alcanzarse en el curso de la visita de Serguéi Shoigu, que concluye el 17 de octubre.

Disponible en: actualidad.rt.com

Consulte más análisis y artículos en: www.opeal.net

Publicado en Noticias países

Janet Napolitano, Osorio Chong

Miercoles 24 de Julio de 2013

Autor: BBC Mundo

El acuerdo fue suscrito en norteña ciudad de Matamoros por el secretario de Gobernación de México, Miguel Ángel Osorio Chong, y la secretaria de Seguridad Nacional de EE.UU., Janet Napolitano, en la primera jornada de una visita oficial de dos días a este país en el que participa en una reunión sobre seguridad fronteriza.
"Este acuerdo es histórico. Debemos sentirnos orgullosos de lo que podemos lograr en la función pública en favor de los ciudadanos", afirmó Osorio, quien añadió que "esta información nos va a permitir actuar a tiempo".
EE.UU. y México tienen una frontera de 3.200 kilómetros de frontera, por la que se produce a diario el cruce ilegal de migrantes indocumentados, de drogas hacia EE.UU. y de armas ilegales para grupos narcotraficantes mexicanos.

Disponible en: www.bbc.co.uk


Consulte más análisis y artículos en: www.opeal.net

Publicado en Noticias México
Min Defensa
 
Lunes 29 de abril de 2013
Fuente: Ministerio de Defensa

Una exposición sobre los importantes avances en seguridad que ha hecho el país, en la National Defense University, en Washington, es el evento con el que el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, abrió hoy la segunda parte de su visita oficial a Estados Unidos.

Una exposición sobre los importantes avances en seguridad que ha hecho el país, en la National Defense University, en Washington, es el evento con el que el Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, abrió hoy la segunda parte de su visita oficial a Estados Unidos. Pinzón les mostró a los asistentes a este importante centro académico la evolución de Colombia en la lucha contra los grupos terroristas, las bandas criminales y la delincuencia, lo que convierte al país en un punto clave para el desarrollo y la inversión extranjera.

“Por ejemplo, 87 por ciento de los municipios de Colombia en 2012 no tuvieron ataques terroristas, y las bandas criminales han sido decapitadas: hoy no son una amenaza nacional sino local; están presentes en 118 municipios, 10,7 por ciento del país”, expuso el ministro Pinzón.

Agregó el alto funcionario que los avances también se han registrado en materia de Derechos Humanos. “Las Fuerzas Armadas de Colombia son respetuosas de los Derechos Humanos. Su misión es proteger y garantizar los derechos de los colombianos, y así lo hacen”, explicó Pinzón.

Luego de su participación en la National Defense University, el Ministro de Defensa Nacional sostendrá hoy una reunión con John O. Brennan, director de la CIA, para intercambiar conceptos sobre la lucha contra el terrorismo y establecer mecanismos de cooperación.

Mañana, el Ministro Pinzón dialogará con Michele Leonhart, directora de la DEA; con Wendy Sherman, secretaria adjunta para Asuntos Políticos del Departamento de Estado; con Tony Blinken, asesor adjunto del Consejo de Seguridad Nacional, y con William Brownfield, subsecretario de Estado para Asuntos de Narcóticos Internacionales.

El miércoles, el Ministro de Defensa Nacional se reunirá en El Pentágono con Chuck Hagel, secretario de Defensa de Estados Unidos.

 

Disponible en: www.mindefensa.gov.co

Consulte más análisis y artículos en: www.opeal.net

Publicado en Noticias Colombia
Miércoles 02 de Mayo de 2012 14:47

Pick your poison

the-economist-logo

20120428_AMM955

Abril 28 de 2012

IN THE last days of Álvaro Uribe’s presidency in 2010, Colombia accused neighbouring Venezuela of letting the FARC and ELN, the two main leftist guerrilla groups, maintain camps along its border. In response Hugo Chávez, Venezuela’s president, recalled his ambassador and skipped the inauguration of Mr Uribe’s successor, Juan Manuel Santos. Once Mr Santos took over, however, Colombian officials stopped discussing the camps in public. Most observers concluded that Mr Santos thought Venezuela would respond better to private pleading than to public scolding.

A recent report by the New Rainbow Corporation, a think-tank in Bogotá, suggests Mr Santos’s decision may have partly paid off. Though it is unclear whether Mr Chávez’s government has forced the FARC to leave or simply convinced them, they have moved many camps back to the Colombian side of the 2,000km (1,250-mile) border. Their highest-ranking leaders, Rodrigo Londoño (known as “Timochenko”) and Luciano Marín Arango (“Iván Márquez”), are thought to hop back and forth between the countries. The report also found that the guerrillas are only “minor players” in shipping cocaine. Their role is to protect coca crops—with both the FARC and ELN established in the Catatumbo region of the Norte de Santander department, and the ELN in the north of Colombia’s Arauca department and the south of Venezuela’s Apure state.

Unfortunately, according to the report, the drug and contraband trades have been taken over by international gangs. Venezuela has become the main transit point for Colombian cocaine headed for the United States and Europe. Because of Venezuela’s price controls on fuel—a litre of petrol costs two American cents in Venezuela, compared with up to $1.30 in Colombia—smuggling is another lucrative business. Such opportunities have lured the Zetas, a violent Mexican mob, who have teamed up with a Colombian outfit called the Rastrojos. Together they control much of Colombia’s La Guajira department and Venezuela’s Zulia state.

Echoing a series of recent allegations tying Venezuela’s army to drug gangs, New Rainbow cited reports of the country’s generals aiding traffickers. But the overall picture is one of anarchy rather than of state complicity. “Neither the Colombian government nor the Venezuelan government really has any control over what is happening on the border,” says Ariel Ávila, the report’s lead author. “It is under the control of bandits.”

Disponible en: www.economist.com
Consulte más analisis y más artículos en: www.opeal.net
Publicado en Noticias Colombia
logo_isc

 

 

By: Elyssa Pachico

An assessment by the security forces reportedly says that Ecuador is home to an increasing number of organized criminal groups, and that the authorities have underestimated the problem.

2e9dcdcca4714b387ff51f2394d63a23_L

El Comercio reports that a review by the military says that drug trafficking and organized crime may soon overwhelm the country, if "adequate measures" are not taken in time.

According to the newspaper, the 225-page report warns that if drug-related violence rises, the army will charged with tackling the problem.

Foreign drug trafficking organizations like the Sinaloa Cartel have been present in Ecuador "for years," according to a police intelligence report quoted by El Comercio.

According to the newspaper, the police report suggests that the security forces have underestimated the extent of the problem because drug-related killings are relatively low compared to Mexico. "What is worrying is that the authorities do not fully understand what is happening with the problem of organized crime. The 'Mexico effect' is not yet visible in Ecuador," the report says.

The police assessment reportedly says that the main entry points for drug shipments include the cities of Macara, Tulcan, San Lorenzo, and Nueva Loja (see map, below). The primary exit points for drug shipments headed overseas are the port cities of Manta, Esmeraldas, Muisne, Puna, Rocafuerte, and Puerto Bolivar.

Drug traffickers use go-fast boats and submarines to transport their wares from the coast, then meet up with boats on the high seas who collect the cocaine loads and take them to Honduras, the document reportedly says. Other times, go-fast boats stop at the Galapagos islands to refuel and continue on to Central America.

The report adds that two major drug seizures in 2007 and 2008, part of an operation dubbed Green Hurricane, are evidence of Ecuador's increased importance as a drug transit country for transnational criminal groups. During the operation, narcotics police seized 3.78 tons of cocaine in southern Ecuador, and another 4.70 tons near the border with Colombia.

These reported negative assesments from the security forces are an indication that they believe they lack the resources to properly confront organized crime. The government recently ordered some 7,000 soldiers and 3,000 police to the northern frontier with Colombia, after President Rafael Correa said that border was "the gravest security problem facing the country."

But the northern border region is just one part of the problem. Along the country's coasts, trafficking gangs are increasingly reliant on semi-submersibles to transport cocaine. Police found a 12-acre poppy field in central Ecuador in December, a highly unusual discovery in a country that is generally free of illicit drug crops. In Quito, Colombian gangs have been accused of controlling much of the local drug trade. One US drug official described Ecuador as the "United Nations" of organized crime, due to the number of transnational criminal groups (including Russian and Chinese) that have set up shop here.

Mexican groups in particular have a growing foothold in Ecuador. In February, police arrested a man described as the main link between the Sinaloa Cartel and Colombian drug trafficker Daniel Barrera, alias "El Loco." Authorities arrested nine operatives who allegedly worked for the Mexican group in Ecuador last year; the investigation also led to the arrest of a top Sinaloa Cartel lieutenant, Victor Felix, in Mexico. The Sinaloa Cartel reportedly has two armed cells working along Ecuador's southern border. According to the US State Department, the Zetas, the Gulf Cartel, and Colombian rebel group the FARC all move cocaine through Ecuador.

If the security forces have in fact warned that organized crime could spill out of control unless measures are taken, this suggests that the situation is becoming critical. If authorities do not meet the challenge, it may yet turn into a national crisis.

Leer más: insightcrime.org
Publicado en Noticias Ecuador
logo_isc

553821eea6dd169d2ad0a1e6a84bd55a_L

 

By: Edward Fox

Foto: In Sight

A Center for Strategic and International Studies report looks at how US can help police reform in Latin America, but its analysis of where the needs are greatest may overlook some countries further from the US border.

"Police Reform in Latin America: Implications for US Policy," published by the Center for Strategic and International Studies (CSIS), approaches the issue of police reform from an outside donor perspective. Noting the inconsistency of US-led initiatives historically, and the need to re-address the issue, the report leads with two questions: "Why spend (US) tax dollars on this?" and "Where are the needs greatest?"

The report cites figures suggesting more than a quarter of Latin Americans have "no confidence" in the police, while 44 percent believe their police force to be involved in crime. Some 31 percent of citizens believe corruption to be the primary problem in the police, while over 22 percent seeing it as being under-staffing.

Despite this prevalence of public mistrust toward police in Latin America, the report notes that no single solution can be proposed for the region. It cites differences relating to countries' societies and institutional capacities, who has control over the police force, and past failings by the US in aiding reform.

The CSIS suggests centralizing US-aided efforts through a single agency to avoid inefficient and "piecemeal implementation." It also says there is a need for international coordination, thanks to the growing number of multilateral agencies involved in the reform agenda.

Among other recommendations propounded by the authors are:

Anticipate that citizen security will continue to surpass traditional defense threats in many Latin American countries, making the need to address societal issues (education, poverty, underemployment) of pressing concern if a fertile environment for police reform measures is to be built.

Prioritize US aid for police reform for countries that demonstrate commitment to the agenda; those with low political will for reform, such as Guatemala, need more diplomatic pressure.

Make Mexico the first investment priority and its Central American neighbors a secondary target.

The CSIS also notes "future challenges" that could arise in Bolivia, Venezuela and Cuba, but says that the political situations in these countries mean US assistance is less practical.

Though the report's recommendations are a useful addition to the debate, the categorizations of countries into those of greater and lesser need, and the resulting framework for prioritization, risk misrepresenting the situation.

For example, Brazil and Colombia are categorized as countries "Where needs are less." On Brazil, the report says the overriding concern is the need to "better train and equip" the police force to face the threat from drug lords and criminal gangs in the country's favelas. While this is valid, it ignores the well documented problem of police-run militias, which have a presence in 11 of Brazil's 27 states, providing bootleg public services and forming death squads.

Brazil has undertaken an ambitious reform program on its own, and is far wealthier than many other countries in the region. It is therefore less in need to US assistance. However, by not mentioning the unique dynamic of police corruption in the country, the report risks misrepresenting the issue. In Colombia, likewise, the CSIS points to an expansion in police numbers as a wholly positive development, without exploring the level of corruption

The categorization of countries "Where needs are greater" for US-aided reform follows the path north toward the US border. Thanks to its proximity to the US, and notoriety internationally as the center of the drug war, Mexico gets special attention. The report gives damning statistics on the number of crimes investigated and sent to court in Mexico, and notes that police receive low wages and can often earn more by collaborating with drug gangs.

While this is valid, the case of Honduras, where the level and nature of corruption is more severe, receives comparatively scant attention.

As InSight Crime has noted, Honduras presents an extreme example of police corruption. Some Honduran officials have not only been corrupted but are themselves instigators of the violence consuming the country. Examples include cases ranging from alleged police involvement in the murder of two university students last year, to prison officials collaborating with inmates, allegedly releasing them on a weekly basis to traffic drugs. Impunity rates are in the 90 percent bracket, according to some reports, not unlike Mexico, yet this receives little mention by the CSIS. A staggering 72 percent of the Honduran public don't feel safe with their police force.

The report does highlight the criminal infiltration of the Honduran police, pointing to reports of officers working as "air traffic controllers" for drug flights. In Honduras, the CSIS rightly says that reform of police and justice institutions should be prioritized over the need to train and equip.

The report concludes that the US should make Mexico the first investment priority for police and justice reform. Honduras and the rest of Central America come second, and Haiti third. South American countries presumably come a distant fourth, suggesting a shift in US security priorities as they apply to the region.

Leer más: insightcrime.org

Publicado en Noticias países
el_pais
Escrito por: Luis Prados
1331084257_255013_1331084677_noticia_normalFoto: AFP

“Estados Unidos está absolutamente comprometido en ganar la batalla al narcotráfico”. Así de rotundo se mostró el número dos de la Casa Blanca, el vicepresidente Joe Biden, al término de su entrevista el martes con el presidente de Honduras, Porfirio Lobo, en Tegucigalpa. Posteriormente Biden se reunió durante dos horas con los líderes de todos los países centroamericanos y propuso la celebración de “una reunión anual de alto nivel para evaluar el progreso que logremos en seguridad ciudadana”.

“Trabajamos para reducir la demanda de drogas en EE UU y el flujo de armas a la región, y nuestra responsabilidad es derrotar a la actividad criminal transnacional en su conjunto”, añadió el vicepresidente norteamericano. Estudios recientes señalan que el consumo de cocaína en EE UU ha caído un 37% en EE UU entre 2006 y 2010. Sin embargo, ha subido el de drogas sintéticas (56%), heroína (18%) y marihuana (40%).

Centroamérica se ha convertido desde hace unos años en un corredor para el trasiego de drogas de los carteles mexicanos hacia EE UU, lo que ha generado una ola de violencia en la región sin precedentes. Fruto de la falta de resultados de la actual estrategia de combate frontal contra el narcotráfico, el presidente de Guatemala, el ex general Otto Pérez Molina, ha lanzado la iniciativa de abrir de un debate internacional sobre la despenalización de las drogas, al que se han sumado algunos ex mandatarios latinoamericanos como el colombiano César Gaviria, el brasileño Henrique Cardoso y el mexicano Ernesto Zedillo.

Pérez Molina defendió en la reunión de Tegucigalpa su propuesta. “El tema va más allá de la despenalización, lo que queremos es una apertura de diálogo, un debate para encontrar otras formas de combatir el narcotráfico más eficientemente”, afirmó el presidente guatemalteco según recoge la versión digital del diario hondureño La Prensa.

Los líderes de El Salvador, Panamá y Honduras expresaron su rechazo a la despenalización si bien se mostraron al igual que Costa Rica y Nicaragua abiertos al debate.

El presidente salvadoreño, Mauricio Funes, opinó que “la despenalización de la producción, el tráfico y el consumo de drogas en nada beneficia a la región”. “A la larga significaría convertir Centroamérica en un paraíso para el consumo de drogas. Hay medidas más eficaces para hacer frente al narcotráfico como la coordinación de policías, fuerzas armadas y organizaciones de inteligencia”, agregó.

Pese a estas discrepancias, en una declaración leída por Porfirio Lobo, en la que no estuvo presente Biden, los líderes centroamericanos señalaron que "escucharon con atención e interés la propuesta del presidente de Guatemala sobre la búsqueda de mecanismos alternos para la lucha contra el narcotráfioc". Además acordaron continuar debatiendo la iniciativa de Pérez Molina en una próxima reunión que se celebrará en Guatemala el próximo día 24.

Por su parte, la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, dijo que “Centroamérica está procurando ganar una batalla que es de muchas otras naciones, está poniendo los muertos, su enorme sacrificio y sigue demandando de la comunidad internacional una mayor corresponsabilidad en esta lucha que no es exclusivamente” de esta región.

El líder nicaragüense, Daniel Ortega, recordó que “en julio de 2010 la comunidad internacional prometió 1.800 millones de dólares a Centroamérica para combatir la plaga del narcotráfico y el crimen organizado”, pero que solo llegaron 80 millones.

Biden, que llegó a Honduras con varias horas de retraso por el mal tiempo procedente de México donde se entrevistó la víspera con el presidente Felipe Calderón y los tres candidatos a sucederle en las elecciones del próximo 1 de julio, había descartado antes de su partida que el Gobierno de EE UU vaya a cambiar su oposición a la legalización de las drogas. No obstante, consideró “totalmente legítimo” que se abriese ese debate y expresó la voluntad de la Casa Blanca de pedirle más dinero al Congreso para la lucha contra el narcotráfico.

El presidente de Guatemala, que durante su campaña electoral en noviembre prometió mano dura contra el crimen organizado, tiene intención también de lanzar su iniciativa durante la Cumbre de las Américas que se celebrará en Cartagena de Indias (Colombia) en abril.

Leer más: internacional.elpais.com

Publicado en Noticias países

el_tiempo

 

IMAGEN-11131702-2

Por: Sergio gòmez maseri corresponsal de el tiempo en washington


En ese lapso, fondos aprobados para el programa pasaron de $603 millones de dólares a 332 millones.

La caída en el monto de la ayuda de Estados Unidos a Colombia no se detiene. La administración del presidente Barack Obama oficializó la solicitud de fondos de asistencia a terceros países correspondiente al presupuesto nacional de EE.UU. para el 2013, y la plata que iría para los programas militares y de desarrollo en Colombia ronda los 332 millones de dólares.

La cifra, que equivale a unos 67 millones menos que en el 2012, es un tijeretazo de casi un 15 por ciento frente al presupuesto de este año (US $ 400 millones).

En el último lustro, la ayuda ha venido cayendo sostenidamente, de más de 600 millones que alcanzó a recibir en la administración de George W. Bush hasta los 332 que ahora se contemplan. El recorte se acerca al 50 por ciento y la tendencia, a futuro, es que cada vez haya menos plata norteamericana para Colombia. Del 2010 al 2013, el país dejó de recibir US$ 200 millones.

Bajo el nuevo presupuesto año 2013, que deberá ser presentado al Congreso, EE. UU. entregaría 142 millones para la lucha antinarcóticos; mientras fueron 160 millones los que se aprobaron para el 2012.

De acuerdo con lo anunciado ayer por el Departamento de Estado, esos fondos se destinarán "al esfuerzo del gobierno colombiano por expandir la presencia del Estado en zonas claves del conflicto".

En ayuda social y de desarrollo, Washington invertiría US$ 155 millones (unos US$ 25 millones menos que lo previsto para 2012).

Estos recursos, dice EE.UU., ayudarán a fortalecer los avances en seguridad que se han alcanzado, e incluye ayudas para desarrollo alternativo, el sistema judicial, atención a los desplazados y otras poblaciones vulnerables.

Otros US$ 30 millones, radicados bajo la cuenta Financiamiento Militar Extranjero (FMF por su sigla en inglés), se dedicarían a programas de seguridad y de lucha contra el terrorismo.

Este es el rubro que recibe el Ejército directamente y que fue recortado en US$ 14 millones, comparado con los US$ 44 millones del año vigente. En este caso, se trata de un ajuste más agudo pues representa el 30 por ciento del total.

Así mismo, otros US$ 3,5 millones, se usarían para programas de desminado y migración, y otros US$ 1,6 millones, para entrenamiento militar.

Según el Departamento de Estado, "la solicitud refleja los esfuerzos de Colombia por nacionalizar (los programas) y su rol creciente como un contribuidor regional para la seguridad hemisférica, al igual que una devolución de los éxitos de pasadas inversiones de EE.UU".

En este momento, por ejemplo, la Policía se prepara para asumir el costo del glifosato que se utiliza para asperjar las matas de coca y que antes era suministrado por EE. UU.

La propuesta de Barack Obama no es definitiva, pues aún requiere su trámite en el legislativo, donde puede ser modificada.


Reducción no incluye fondos del Pentágono
La disminución en la ayuda para el 2013 es independiente de los recursos que recibe el país de parte del Pentágono y que representan unos 100 millones de dólares al año.

En los últimos cinco años, Estados Unidos ha venido reduciendo los fondos para el Plan Colombia a una razón de 10 y 15 por ciento en promedio anual. Es así como en 211 fueron aprobados 465 millones de dólares; en el 2012, 400 millones y para el 2013 se prevén 332 millones.

Foto archivo del tiempo.

Leer màs:www.eltiempo.com

Publicado en Noticias Colombia

WORLD POLITICS REVIEW - Trend lines

logo.WPR

By The Editors


Chile, Argentina, Paraguay, Colombia, Ecuador and Uruguay recently began to share information on national defense spending as part of a Union of South American Nations (UNASUR) initiative aimed at using transparency to maintain peace in the region. In an email interview, W. Alex Sanchez, a research fellow at the Council on Hemispheric Affairs, discussed UNASUR defense cooperation.

WPR: What are the current structures in place within UNASUR for defense cooperation?

W. Alex Sanchez: UNASUR’s two main defense bodies are the Defense Council and the Defense Strategic Studies Center. The center, which was created in 2009, is based in Argentina -- not surprising given that it was proposed by Argentina’s then-minister of defense, Nilda Garre -- and will have a rotating leadership.

It is standard for multinational agencies to have some kind of security-related wing. For instance, the Organization of American States has the Inter-American Defense Board, the Committee on Hemispheric Security and the Inter-American Defense College, founded in 1962 and probably one of the most obscure security-related agencies on the continent. So while these two UNASUR security agencies exist, the real question is how relevant they will be in the future.

WPR: What other plans are there for defense cooperation?

Sanchez: There is no shortage of bilateral defense and cooperation agreements among UNASUR’s member states. For example, Peru and Colombia have signed numerous agreements aimed at improving monitoring of their border regions deep in the Amazon to tackle transnational crime, such as drug trafficking or the crossing of FARC insurgents into other countries.

Regarding UNASUR, six members -- Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay and Uruguay -- have agreed to share information on defense expenditures. In addition, UNASUR Secretary-General Maria Emma Mejia has announced that a white book containing information about defense budgets in the region will be published during a security seminar in Quito this May. Moreover, UNASUR’s Defense Council met in November and approved an Action Plan for 2012, which touches on issues like defense cooperation, humanitarian missions and peacekeeping operations. There is even talk of creating a South American Observatory that will monitor drug-trafficking issues in the region.

WPR: What are the barriers to expanding defense and military cooperation among UNASUR members?

Sanchez: The obvious issues are security tensions and disputes among member countries. For example, Peru and Chile have a maritime-border dispute that is currently being tried at the International Court of Justice in The Hague. Additionally, situations sometimes arise that spiral out of control, like the 2008 incident in which Colombian forces attacked a FARC base in Ecuador without informing Quito first. This prompted Venezuelan President Hugo Chávez to send his army to the country’s border with Colombia, declaring that he would defend Ecuador’s sovereignty.

While the initiatives by the aforementioned six countries are important, it is necessary to highlight that Brazil and Venezuela have not yet agreed to share information about their defense budgets. According to a recent report by the Center for Analysis of World Arms Trade, a Russian think tank, Venezuela was the eighth-biggest importer of military technology in the world in 2010, mostly from Russia. Combine that with Chávez’s sometimes belligerent declarations and initiatives, such as the 2008 incident with Colombia, and it is obvious that more transparency is needed from that country in particular.

Leer más: www.worldpoliticsreview.com

Publicado en Noticias países
Página 1 de 2
Instituto de Ciencia Política Calle 70 No. 7ª-29 PBX: 317 79 79 Fax: 317 79 89 Bogotá - Colombia www.icpcolombia.org